%PM, %18 %717 %2014 %16:%Mar

Cuando la deuda te supera

Escrito por
Valora este artículo
(4 votos)

Una persona corriente en un país que vive una burbuja inmobiliaria y desea cambiar de vivienda. Se trata de una situación bastante común en la España del año 2006... 


 

La situación económica era buena, la vivienda nunca bajaba de precio y la actividad inmobiliaria era frenética por lo que los individuos asumimos que la vivienda tenía un precio determinado sobre el que basábamos las decisiones oportunas en cuanto al hogar de residencia y nuestro futuro.

 Les voy  a explicar mi historia:

Un día determinado decido cambiar de vivienda, intentar prosperar y vivir en un lugar mejor. Mis vecinos están vendiendo sus pisos a un determinado precio con esta referencia comienzo a buscar piso en el lugar que me interesa.

Buff, los precios son muy caros y suponiendo que venda mi piso a determinado precio aún así tendré que pedir una hipoteca. Sigo buscando, me pateo la ciudad de arriba abajo y de repente al final de una larga cuesta encuentro una nueva urbanización de viviendas en construcción. El lugar me gusta pero seguro que es muy caro.

No obstante, anoto el teléfono de la promotora por si acaso. Llamo y sorpresa!

Los precios no son tan caros en comparación con las viviendas de segunda mano. Se tratan de casas adosadas, obra nueva y valen lo mismo que un piso. Pero  como no, todas las viviendas de la fase construida están vendidas. Me piden una pequeña reserva para incluirme en la lista espera para las dos fases siguientes,  veo los planos y acepto. ¿Por qué no? La promotora es muy solvente, pertenece a una gran entidad bancaria.

Me llaman: No he tenido suerte la segunda fase también se ha agotado, me mantendrán en lista para la tercera fase. Transcurren cuatro meses y me vuelven a llamar, ya tienen listos los planos de la tercera fase y un precio que sube en 20.000€.

 

Me explica el vendedor que los terrenos son más caros, que tienen más terrazas y superficie útil y que me tengo que decidir ya que hay cola…. Al final acepté, la vivienda me la entregarán en el 2008 y mientras ya venderé mi piso. Además, el precio de la vivienda nunca baja, la casa que voy a comprar vale en el mercado construida mucho más.

Llega el momento, estamos en el año 2008 y me citan para formalizar la compra. No he puesto aún a la venta  mi piso por un grave siniestro y diversos problemas. En fin, la situación general sigue siendo de éxtasis ladrillero por lo que quiero seguir adelante. Ahora el inmueble que quiero comprar vale 200.000€ más según las últimas tasaciones.

Me arriesgo, ya venderé mi piso.

Consigo financiar el 80% del valor de la casa y compro en navidad, el día de mi cumpleaños en el notario. Tengo cosquillas en el estómago y algo de vértigo pero ya lo he conseguido ya he comprado la casa. Nueva  y  parece que a un muy buen precio.

¿Un buen regalo de aniversario, no?

Alcanzo un compromiso con el banco que reflejamos en las escrituras para vender mi piso (también hipotecado) en un plazo de dos años y amortizar el crédito en una determinada cantidad. Es decir, una especie de hipoteca puente, también pactamos una carencia en la amortización del capital de un año.

Y de repente,Boom! La burbuja inmobiliaria estalla y estoy endeudado hasta las cejas.

No consigo vender mi vivienda, hay muy pocos interesados y las ofertas son bastante más bajas que el precio que me había fijado como mínimo para que la operación saliera bien y poder reducir la nueva hipoteca en la cantidad pactada con el banco. No puedo vender por debajo de determinado precio, las semanas, los meses pasan y nada…los precios caen aún más.

¡Qué hago, se me acaba el periodo de carencia!

Los pocos ahorros que me quedan se me van esfumando a pasos agigantados, comienzo a tirar de Visa para todo. ¿Qué le digo a mi familia? No quiero perjudicar su bienestar, nada, me callo.

Tenemos dos viviendas pero no suficientes ingresos para pagarlas y vivir, cada vez la angustia es mayor. No duermo, no como, adelgazo 10 kilos y se me acerca el vencimiento del plazo de carencia, la hipoteca de la casa me aumentará en más de 500 euros mensuales!!!

Imposible de asumir, en el banco ya no son tan amables.

Tiro la toalla, es imposible vender mi vivienda anterior al precio que pretendía,  los precios han caído en picado, además no hay demanda, parece que ha desaparecido repente (hay mucha competencia de vivienda mejor, nueva y a precios inferiores).

Pasan los días, se acerca la fecha para caer en el abismo. Empiezo a asimilar los hechos y mi situación, empiezo a afrontar la realidad y no lo que a mí me gustaría que pasará, empiezo a intentar encontrar una situación. He de proteger a mi familia, he de asumir mi error: cuestión de supervivencia.

Soy joven, tengo un trabajo a jornada parcial mientras estudio. La vivienda no se vende, pero ¿y si la alquilo? Hago mis números, mis planes de acción…hay una opción, hay una salida:

 

¿Por qué no alquilo la vivienda que no puedo vender y busco otro trabajo a jornada completa?

Me dirijo al banco y le hago una propuesta: Renovar el plazo de carencia en el capital seis meses, alquiló la vivienda y me pongo a trabajar ocho horas.

La directora de la oficina ha leído mi e-mail, me mira de reojo al entrar en la oficina, el subdirector me atiende en su despacho. Aceptan, se quitan el muerto de encima durante seis meses.  Ahora me toca a mí conseguir arrendar la vivienda y encontrar un nuevo trabajo de ocho horas y razonablemente bien pagado.

 Me miran con suspicacia y curiosidad, la Directora se deja ver. El comercial de la oficina me dice que estoy muy delgado ¿Que qué hecho? Mejor no contestar…

Quedamos en el notario y hacemos la novación de la hipoteca, 6 meses más de oxígeno.

Estoy preocupado pero a su vez esperanzado, he evitado caer en la desesperación, tengo una oportunidad y depende de mí.

Transcurren los seis meses, consigo alquilar la vivienda, consigo un trabajo de 8 horas por ETT. Me dejó la piel en él, tengo que conseguir que me hagan fijo.

Ha salido bien, la crisis me ha dado una tregua.  Han transcurrido más de seis años y sigo siendo propietario del piso que no he conseguido vender, lo tengo alquilado.

La crisis aún continúa, paradojas de la vida ya no vivo en la vivienda que compré y que tantos quebraderos de cabeza me ha dado, también la he alquilado pero eso ya es otra historia.

He superado mi particular crisis económica, de momento.

 

Esta experiencia me ha servido para aprender que hemos de asumir nuestros errores  y que las cosas son como son y no como queremos que sean. De nada sirve evadirse de la realidad.

Pese a la desesperanza. La sensación de responsabilidad frente a un ser querido y la necesidad de proteger su bienestar ha sido un enorme revulsivo para mi espíritu de supervivencia, quizás imprescindible.

Gracias y hasta el siguiente post.

Visto 2077 veces Modificado por última vez en %PM, %25 %669 %2015 %15:%Mar
Más en esta categoría: ¿Bajo el precio del alquiler? »
Inicia sesión para enviar comentarios

OS Property Mortgage Calculator

Cuánto puedo pedir prestado? Haga una revisión rápida.
Total de ingresos mensuales (después de impuestos):
$

Capacidad de endeudamiento aproximado:
$

ajax oss2

Lo más Popular del Blog

Calendario

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Iniciar sesión de usuario

Scroll to Top